El desorden es vida

Habitación 3D Vray

¿Tienes visita? ¡Rápido! Ordena la casa. Guarda todo objeto que esté a la vista en un cajón. Haz la cama. Guarda la ropa en el armario. Pon todos los utensilios de cocina en su sitio. Coloca las sillas del salón de forma simétrica. Elimina cualquier mota de polvo que ose posarse en la superficie de uno de tus muebles. Revisa la cama, es posible que hayas dejado alguna arruga por alisar. Comprueba que tus cuadros y fotos están perfectamente alineados. Déjalo todo perfecto, como tiene que estar. Tienes visita.

¡Basta! De la misma forma que la publicidad y la moda crean ideales de belleza inalcanzables para el ser humano, los catálogos de muebles están creando unos ideales de orden absurdos y dañinos para la salud mental de las personas. Una casa ordenada, es una casa sin vida. Os voy a contar un secreto: la gente hace cosas dentro de sus casas. Increíble, ¿verdad? ¿Quién iba a pensar que las personas no se quedan quietas en medio de una habitación hasta que llega la hora de irse al trabajo? Pues bien, hacer cosas crea desorden y el desorden conduce a un orden nuevo, diferente al canon establecido en los catálogos.

El “sitio” de las cosas no lo marca una revista, lo marca el uso que les damos. Aquellos objetos que utilizamos con regularidad acaban “tirados por ahí”, no guardados en un cajón. Al final, su “sitio” es ése. El lugar adecuado para un bolígrafo puede ser en medio del escritorio, no pasa nada porque no esté perfectamente colocado en nuestro portalápices. El trapo tiene que estar a mano, tirado por el banco de la cocina. ¿De qué nos sirve un trapo guardado en un cajón perfectamente doblado cuando tenemos las manos mojadas?

Las casas ordenadas son propias de gente muerta, fallecida, sin vida. Pensadlo bien, los fantasmas se dedican a vagar por el mundo, sin hacer nada. Por tanto, pueden tener una casa de catálogo en todo momento. Es más, necesitan tenerlo todo ordenado para poder asustar a aquellos que se atrevan a merodear por sus antiguas viviendas. El cuadro que se cae, el jarrón que se desplaza… si todo está desordenado resulta mucho menos impactante.

Pongamos fin a esta presión social que nos obliga a ocultar nuestras personalidades mediante el orden. ¿Por qué tenemos que esconder el desorden de nuestro escritorio si nos pasamos el día trabajando en él? ¿Por qué tenemos que guardar la ropa que dejamos tirada? ¿No nos cambiamos todos con regularidad? ¿Qué más da si la mesa está llena de libros? ¿Acaso está mal leer? Dejemos de subestimar el desorden y démosle la importancia que se merece, pues el desorden es vida.

Los Veganos Tienen Superpoderes

ramona-flowers-blog-rastaasecasHace poco me leí Scott Pilgrim y descubrí, entre otras muchas cosas, que los veganos tienen superpoderes. ¡Pero a qué precio! Tienen una fuerza sobrehumana, unos reflejos increíbles y la capacidad de volar y lanzar rayos por los ojos. Sí, pero no pueden comerse un bocadillo de paté, bacon, huevo frito y queso.

Después de leer el cómic me pregunté a mí mismo cuál sería el superpoder por el que renunciaría a comer una lista de alimentos tan larga que necesitaría 3 blogs para poder publicarla. Me he pasado varios días dándole vueltas al tema y creo que finalmente he llegado a una conclusión que revelaré al final de la entrada. *¡PSEUDOCLIFFHANGER!*

El primer superhéroe en el que pensé fue Lobezno. Siempre me han gustado sus poderes. Pero luego me di cuenta de una cosa: sería inmortal. Viviría eternamente sin poder probar los manjares más exquisitos. Vería a muchas personas comer hamburguesas, jamón, tortilla… también las vería morir, cosa que de alguna manera podría ser reconfortante. Otro factor que me lleva a descartar los poderes de Lobezno es que cuenta con un olfato extremadamente agudo, no sólo tendría que ver a mis amigos degustar mierdas varias sino que también olería lo que están comiendo aunque estuvieran a cientos de metros.

Aunque este blog no se centre exclusivamente en la comida, he escrito sobre la galleta perfecta, el desayuno perfecto, el pescado y los bocadillos. Os comento esto para que os hagáis una idea de la importancia que le doy yo a la comida. Parar el tiempo, leer la mente, teletransportarse… son poderes que molan mucho, sí pero… ¿Renunciar al queso y al chocolate con leche merece la pena?

La conclusión a la que he llegado es la siguiente:
El único poder por el que me haría vegano es la capacidad de sobrevivir sin ningún tipo de alimento o bebida. No sentir nunca ni hambre ni sed. Perder completamente el apetito y poder vivir sin ingerir nada. A priori puede parecer una tontería pero pensadlo un poco. Puestos a no comer lo que nos gusta, mejor no comer nada en absoluto, ¿no? Ahorraría tiempo y dinero y podría ponerme a escribir Súper Patata Frita sin que me entrara hambre.

La Conspiración de la Purpurina

purpurina-conspiracion-blog

Una vez más, he decidido jugarme la integridad física para alertaros de un problema que podría suponer la aniquilación del ser humano en un futuro. Como es habitual en estos casos, los gobiernos, las grandes multinacionales, los reptilianos y Paz Padilla tratan de ocultar los secretos que voy a desvelar. Espero que estéis listos para abrir los ojos y los ojetes, porque os vais a cagar cuando conozcáis “La Conspiración de la Purpurina”.

En esta sociedad ciega y dormida, prácticamente todos relacionan la purpurina con los niños y sus pequeñas obras de arte. Estamos permitiendo que nuestros hijos manipulen esta arma de destrucción masiva sin ser conscientes del peligro que corren. ¿Es que nadie piensa en los niños? ¿ES QUE NADIE PIENSA EN LOS NIÑOS? Pues no, excepto algún que otro pedófilo, nadie piensa en los niños.

Habéis oído bien, he llamado “arma” a la purpurina. Los orígenes de este polvo infernal se remontan a la Segunda Guerra Mundial. Ambos bandos desarrollaron una gran cantidad de prototipos armamentísticos con el objetivo de acabar con el enemigo lo antes posible. “Y ahora es cuando Rasta empieza a dar por saco con que los Nazis crearon la purpurina” Pues no, una vez más, te equivocas. La purpurina fue creada por el país que menos esperas, Suiza.

El “Proyecto Púrpura” se llevó a cabo por científicos suizos. El objetivo de la investigación consistía en desarrollar un arma capaz de exterminar a los todos países que luchaban en la 2ªGM y crear un nuevo orden mundial, lleno de queso, chocolate y relojes. En uno de los intentos para crear la purpurina, los suizos inventaron lo que hoy conocemos como “confeti”, bastante peligroso pero no tan letal como el arma definitiva. Desde el punto de vista militar, la purpurina es perfecta. Indestructible, indetectable, infinita.

Pensadlo un poco. Si alguien decidiera propagar un virus mortal a escala internacional, ¿Cuál sería la mejor vía para hacerlo? Exacto, la purpurina. Es un arma imparable. Destapar un bote de purpurina es como abrir las puertas de Mordor. Una vez abierto, la purpurina se hace con el control de absolutamente todo lo que le rodea. Ya puedes tener un traje de aislamiento nivel 9007 y vivir en un búnker nuclear sellado herméticamente. No importa, la purpurina logrará entrar e infectarte.

Paranoia, miedo, obsesión… La purpurina no es sólo mortal si se combina con un virus. Su sola presencia es capaz de quebrar las mentes más sanas y causar histeria masiva. Los usos militares son infinitos. “¿Entonces por qué los suizos no son los dueños del mundo?” te preguntarás. Y yo me tomaré la libertad de responderte con otra pregunta: ¿Estás seguro de que no lo son?

La historia, tal y como la conocemos, es una farsa. Los gobiernos de todo el mundo se arrodillaron ante Suiza y le comieron todo el chocolate. Los suizos, precavidos, combinaron la purpurina con nanorobots y la extendieron por todo el mundo para ejercer un control mental sobre la población a su antojo en caso de ser necesario y ocultaron los verdaderos hechos históricos. Todos creéis que nuestros políticos van a Suiza para robar dinero público. En realidad, todos ellos reciben órdenes del Gobierno Mundial Súper Secreto Suizo (GMSSS).

Aprovecho este último párrafo para avisaros del riesgo que corréis al leer esta entrada. ¿Habéis oído hablar de la combustión espontánea? Bien, pues de espontánea no tiene nada porque son los suizos, con su purpurina y sus nanobots, los que asesinan las personas que conocen su secreto. Igual debería de haberlo dicho al principio de la entrada, meh!

Hacer la cama es innecesario

La cama es el lugar en el que solemos hacer dos de las funciones vitales más importantes: dormir y follar. Yo soy el primero que la respeta, la venera e incluso la idolatra. Pero esto no quiere decir que debamos hacerla todos los días.

Existen acciones que deben ser desempeñadas con regularidad por diversos motivos. Por ejemplo, lavarse los dientes. No hacerlo causa mal aliento a corto plazo y problemas más serios a largo plazo. No nos olvidemos tampoco de la mirada de desprecio del dentista cuando ve que no mantenemos una higiene adecuada. ¡Qué mirada! A veces no sé si me está mirando así por no lavarme los dientes o por asesinar al último unicornio de la tierra.

Como siempre, me he desviado un poco del tema. Lo que quería destacar es que hacer la cama no es una costumbre de vital importancia. En principio, no vas a sufrir consecuencias de ningún tipo si no la haces. Es más, según un estudio que se me acaba de ocurrir, hacer la cama incrementa los dolores de espalda, hombros y brazos en un 200%. No sólo no ganas nada sino que encima estás perdiendo la vida mientras la haces.

El caso de las personas que necesitan una cama bien hecha para poder dormir cómodamente es totalmente distinto. Aquí ya no hablamos de una rutina impuesta por una convención social sino de los gustos y manías de cada uno. Una persona que hace la cama sólo por comodidad puede pasar todo el día con la cama deshecha y hacerla justo antes de irse a dormir. En este caso, por tanto, está justificado.

¡Y llegó la hora de las preguntas! ¿Por qué hacemos la cama? ¿Por qué la mayoría de las personas tiene la sensación de que una habitación está desordenada si la cama está deshecha? ¿En qué momento nos impusimos esta regla absurda?

Yo la considero una rutina aburrida e innecesaria. Una pérdida de tiempo. Los minutos que me ahorro al no hacer la cama puedo dedicarlos a escribir este blog y mejorar significativamente el mundo, ayudando a la comunidad y salvando vidas. ¿Qué habéis hecho vosotros? ¿Dejar un par de sábanas sin arrugas todos los días? Debería daros vergüenza estar perdiendo el tiempo de esa manera. Shame on you!

Comer pescado es sano

¡UNA PUTA MIERDA! ¿Cómo coño va a ser sano un alimento que hace que te juegues la vida cada vez que lo ingieres? Comer pescado es como jugar a la ruleta rusa, pero sin la diversión. De todos los alimentos asquerosos que intentan colarnos como sanos, el pescado es el peor. ¿Por qué? ESPINAS.

La espina es una especie de hueso ninja cuyo único objetivo en la vida es el de acabar con todo aquel que quiera comer un trozo de pescado. Es paciente, invisible, letal…

El primer indicio que notarás ante tu más que probable muerte por asfixia es que la persona que te ofrece el plato de pescado afirmará lo siguiente: “Tranquilo, este no tiene espinas”. NUNCA. No os fieis nunca de estas palabras. Yo he sufrido esta traición ruin y macabra en múltiples ocasiones. Ahora ya sé que debo desconfiar de todo el mundo y que, en caso de no poder evitar comer pescado, tengo que examinar cada bocado como el que explora un campo de minas.

“Hay más gente que muere por X que por las espinas Rasta, eres un exagerado” me dirá algún insensato. Lo que esa persona espabilada no tiene en cuenta es que el estrés y los nervios que vives mientras comes pescado reducen tu esperanza de vida drásticamente. Un estudio afirma que por cada plato de pescado que ingieres, pierdes un año de vida a causa de la ansiedad que genera. SCIENCE BITCH!

Por último, quisiera abordar un tema que me preocupa considerablemente. Cuando nos dicen que comer pescado es sano, ¿Por qué se excluyen las gambas, el pulpo, la sepia, los calamares y los chipirones? ¿Qué clase de broma cruel nos están gastando? ¿Qué le hemos hecho al mar (además de llenarlo de mierda) para que se vengue de nosotros de esta manera? ¿Por qué me gusta tanto encadenar una pregunta detrás de otra y no contestar ninguna?

Dios es hipster

Y una vez más es un ateo el que acaba hablando de teología… pero no os preocupéis, yo no vengo a deciros que no creáis en el Señor Todopoderoso que reina los cielos. El único objetivo que persigue esta entrada es el de garantizar que todo creyente consiga su ticket para acceder al paraíso que, en teoría, le espera al morir.

Católica, protestante, musulmana, judía… todas las religiones que tienen un dios como creador de todo condenarán a sus seguidores al infierno. Y ésta es la razón: Dios es hipster. Dios lo creó todo. TODO. Dios escuchó ese grupo de música que te gusta antes de que existiera, vio cine iraní antes de que se inventara el cine y de que se fundara Irán. Dios jugó a Minecraft antes de que fuera mainstream.

Teniendo en cuenta el nivel de “hipsteria” que calza el gobernador celestial, está claro que cualquier religión mayoritaria está condenada al fracaso. Dios nunca dejaría entrar en su club privado a millones de personas que han seguido cultos mainstream. Que no cunda el pánico. Sé que ahora estás pensando: “¡OH DIOS VOY A IR AL INFIERNO! ¿PARA QUÉ COÑO HE IDO A MISA CADA DOMINGO?” Tranquilo/a, si sobrevives lo suficiente como para acabar de leer esta entrada puede ser que todavía tengas una posibilidad de entrar en el cielo.

La única solución a tu problema consiste en crear tu propia religión. Sí, tu religión. Sólo para ti. ¿Ya la tienes? Vale, pues ahora no le digas a nadie en qué consiste. No construyas edificios para impartirla. No pronuncies su nombre. No hables de ella hasta que mueras, es la única forma de ganarte el favor divino. Como tu religión sólo la conoceréis tú y Dios (Él lo sabe todo), no será demasiado mainstream y podrás entrar en el cielo.

Te diría que no es necesario que me des las gracias por librarte del infierno, pero sé que el mérito se lo va a llevar el de arriba de todas formas.

Cómo reaccionar frente a un alien hostil

alien

Hoy voy a escribir sobre un tema que probablemente os salve la vida en el futuro: el procedimiento a seguir en caso de encontrarnos con una forma de vida alienígena. La base científica de esta entrada consiste en teorías desarrolladas a través del visionado de películas como Alien o Men in Black y series como The X Files o South Park. Puedo afirmar, por tanto, que mis consejos no tienen validez alguna y que si mueres siguiéndolos es bajo tu responsabilidad.

Cosas que hacer si te encuentras con un alien hostil:

1 – Comprobar que es un alien hostil. Lo primero es asegurarnos de que la criatura no sea un humano extremadamente feo. Descartada esta opción, procederemos a comprobar si el extraterrestre en cuestión viene a ser nuestro amigo o a exterminarnos. No queremos que nuestra ignorancia desate una guerra interplanetaria. Para comprobar la hostilidad del alienígena recomiendo pedir ayuda a otro ser humano: le decimos que vaya delante y si el alien lo mata es que es hostil.

2 – Echarle todos nuestros fluidos corporales. Ya hemos comprobado que el extraterrestre quiere matarnos. Ahora es el momento de empezar a mearle encima, escupirle y rociarle con nuestra sangre. Puede parecer una tontería pero es posible que nuestros fluidos actúen como una especie de ácido para ellos, incluso puede ocurrir que nuestros pedos sean tóxicos.

3 – Dispararle. Ya hemos hecho nuestras necesidades sobre el alien, pero éste sigue con vida y está mucho más cabreado. En este momento recordamos que nuestra especie ha dedicado siglos a la construcción de armas, por lo que igual deberíamos haber probado primero con eso. Como vivimos en un pueblo de Estados Unidos en el que nos regalan una pistola cada vez que compramos una barra de pan, sacamos un revólver del tobillo y vaciamos el cargador en lo que intuimos que es la cara del extraterrestre.

4 – Imitar a Miley Cyrus. Hemos disparado a la criatura y sigue igual de viva que antes. De hecho, parece que su sangre sí que actúa como ácido en nuestra piel. El alien siempre será más rápido y fuerte que nosotros, así que nuestra única salida es imitar a Miley Cyrus. En el mejor de los casos el extraterrestre nos aceptará dentro de su grupo y podremos gobernar la Tierra junto a su especie, pero siempre cabe la posibilidad de que su sistema auditivo sea similar al nuestro y le explote la cabeza.

5 – Morir dignamente. No has conseguido matar al alien ni hacerte su aliado, pero le has meado encima, le has disparado y has hecho que escuche una canción de Miley Cyrus… El Extraterrestre ha ganado pero tú has conseguido una victoria moral.