El Desayuno Perfecto

cafe-desayuno

Como ya sabéis, @pepinilloverde tuvo el honor de llevarse el premio del segundo sorteo del blog con su tema: “El Desayuno Perfecto”. Voy a intentar tratar este polémico asunto con la mayor transparencia y honestidad posible. Por este motivo, he de confesar que hace años que no desayuno. Ale, ya lo he dicho. Y no es que no quiera desayunar, es que no puedo.  Cuando me levanto tengo el estómago cerrado y si lo fuerzo me entra una angustia que haría vomitar a una cabra.

“¡Pero el desayuno es la comida más importante del día!” Tú dirás lo que quieras, pero para mí es más importante no potar de buena mañana. Además, normalmente me tomo un café para “almorzar”, con eso puedes aguantar un día entero sin comer. También es cierto que yo suelo cenar leche con cereales, galletas o mierdas varias, por lo que podríamos decir que desayuno por la noche.

Dejemos de hablar de mis hábitos alimenticios y hablemos del tema que nos ocupa. El desayuno perfecto, como otras muchas cosas, depende de la persona, el lugar y la hora en la que se ingiere. Como sé que a Pepinilloverde le gustan las listas, voy a incluir una con una serie de “desayunos perfectos” según las condiciones en las que se toma la primera comida del día:

Bollería recién hecha. La bollería entra en el grupo de alimentos que yo defino como “mierdas varias”, algo básico en la dieta de cualquier persona con papilas gustativas. Pero la perfección de este desayuno reside en un elemento clave: que alguien vaya a comprarlo para ti. Puede parecer trivial pero es necesario que alguien madrugue un poco más que tú, se cambie de ropa y baje hasta la panadería para que tú puedas disfrutarlo mientras estás todavía en pijama. Todo sabe mejor si llevas puesto un pijama.

Gofre con chocolate. Noche de “Party Hard”. Chunda-chunda, perreo-perreo, dale-dale. Son las 7 de la mañana y te diriges derrotado hacia tu casa cuando una churrería salvaje aparece en el horizonte. Tengo entendido que la sensación que experimentas al comer ese gofre roza el orgasmo. Lástima que mi concepto de “Party Hard” sea hacer una maratón de El Señor de los Anillos en versión extendida.

Paella. He puesto paella pero podría haber elegido cualquier otro plato que habitualmente se tome a mediodía. Lo bueno de este desayuno es que lo tomas a las 2 o las 3 de la tarde. Esto quiere decir que has podido dormir hasta esa hora, te has levantado sólo para comer y probablemente te vuelvas a acostar después de hacerlo. Creo que todos estamos de acuerdo en que dormir es el mejor desayuno.

Pizza recalentada. Anoche te creciste pidiendo pizza y te sobró tanta que podrías dársela a la cabra hasta hacerla vomitar. La calientas en la sartén (mucho mejor que en el microondas, trust me) y te la desayunas como si no hubiera mañana. Creo que esta opción es mucho mejor si la combinas con la anterior, pero qué sabré yo.

Y hasta aquí mi entrada sobre el desayuno. Me gustaría hacer hincapié, una vez más, en que yo no practico esa costumbre propia de gente civilizada. Por tanto, mi conocimiento del tema se basa únicamente en la observación y no en la experiencia. ¡Que la mierda os acompañe!

Propósitos

 

Hola, son las 3 de la mañana, estoy escuchando Personal Jesus de Marilyn Manson y como no puedo dormir he decidido que ponerme a escribir sería una buena idea. Normalmente Anabel se lee mis entradas antes de que las publique, pero no pienso despertarla y quedarme sin novia por ser un retrasado mental. Esto quiere decir que es bastante probable que se me cuele más de una falta, podéis insultarme hasta que me dé cuenta y lo cambie si os hace ilusión.

Esta tarde mi amigo y excompañero de piso Álex Hurtado me ha hecho esta pregunta: “¿Qué hago yo ahora con mi vida?”

En ese momento no le he dado muchas vueltas y simplemente le he contestado que era una buena pregunta. Más tarde, he ido al monólogo de Loulogio en el Teatro Principal. Hora y media llorando de la risa. Llego a casa. Ceno. Hablo con Anabel. Juego a The Binding of Isaac. Veo tres episodios de South Park y doy vueltas en la cama durante una hora. Ahora está sonando This is Fucking Awesome en mis auriculares.

“Vaya qué vida más interesante tienes Rasta, ¿Por qué no escribes una redacción de 5000 palabras explicándonos cómo te sacas los mocos y haces pelotillas?” Son las tres y cuarto, give me a break.

Como estaba diciendo, cansado de hacer la croqueta en mi cama me he levantado y en un arrebato de optimismo he escrito una lista de cosas que quiero hacer antes de morir a los 77 años por una sobredosis de azúcar. La lista original es la de la foto, pero os la he transcrito porque mi letra es una puta mierda. Suena Begging For Mercy de Bullet For My Valentine.

Antes de morir quisiera:

·Ser un pez, para pegar mi nariz en tu pecera.

·Escribir un libro.

·Hacer otro juego.

·Rodar un largo titulado “Tu Puta Madre”.

·Crear un “manga-anime” de Super Patata Frita.

·Dominar el mundo.

·Exterminar la purpurina.

·Pasar un año entero en pijama.

·Ir a Japón.

·Atreverme a hacer un monólogo.

·Plantar un bonsái.

·Pintar un cuadro.

·Grabar un videoclip.

·Aprender a tocar la guitarra. Con “tocar” me refiero a saber hacer que suenen canciones, no a “tocar” física o sexualmente.

Disparity By Design de Rise Against. Bueno, pues esto es todo lo que he escrito en mi locura momentánea… espero poder hacer las cosas realmente importantes de la lista como dominar el mundo y plantar un bonsái. De todas formas, si me muero mañana por combustión espontánea, me gustaría que alguien se encargara de hacer SPF por mí. Igual es mucho pedir, pero si alguien se animara sólo tiene que rebuscar por mis cajones y encontrará un montón de papelillos con notas y dibujos.

Son las cuatro menos veinte. Me ha costado cuarenta putos minutos escribir esta mierda. Me despido con Tears Don’t Fall.

3,14jama


Hoy quiero que todos nos tomemos un minuto para reflexionar sobre nuestras convenciones sociales. Los humanos podemos elegir qué vestuario es el más adecuado para cada ocasión. Entonces, ¿Por qué coño no podemos ir todos en pijama sin que resulte “antiestético” o “cutre”?
Ésta es mi propuesta del día: Normalizar el pijama como prenda con la que ir vestido de forma elegante, tanto para ocasiones formales como informales.
Sólo tengo una cosa más que añadir. Si un plátano puede ir por la calle en pijama… ¿Por qué nosotros no?