¿Por qué me haces esto Spotify?

last-fm-lista-top

Soy de esas personas que se pone enferma si pasa un par de días sin escuchar algo de música. En mi cabeza siempre está sonando algo, constantemente, en todo momento. Creo que es por eso por lo que necesito escuchar música mientras trabajo, para liberar ese espacio del cerebro y dedicarlo a la tarea que me ocupa. Hace tiempo que utilizo Spotify de forma gratuita porque no me da para la suscripción mensual y ahora me preguntó cuál es el motivo por el que Spotify me odia.

En la imagen tenéis la lista de los artistas que más he escuchado desde que me metí en last.fm. Como veis, tengo un gusto musical un poco racista y machista. Son grupos de tíos blancos, básicamente. Es algo en lo que tengo que trabajar. Pero no es de lo que os quiero hablar hoy. Viendo esta lista, uno se pregunta por qué Spotify no para de “recomendar” listas que no tienen nada que ver con lo que escucho normalmente.

Resulta un poco desconcertante estar escuchando a Rise Against o Marilyn Manson y que, de repente, suene algo tipo “Vas a ser mi esclava de aquí a Bratislava”. No es una canción real, pero todos sabemos que hay algunos “géneros musicales” que tienden a tratar a la mujer de forma repugnante.

“¿Cómo puede ser que una plataforma como Spotify no tenga buenos algoritmos para saber qué me gusta y qué odio?” me preguntaba al principio. Pero después caí en que si me hiciera buenas recomendaciones en las pausas publicitarias me estaría haciendo un favor. Las interrupciones me gustarían. Y nunca contrataría el servicio Premium. Spotify no me odia. Spotify quiere torturarme hasta que diga basta y empiece a pagar la suscripción.

Y es algo que no me importaría hacer, si soy sincero. Llevamos un par de meses con Netflix y no podría estar más contento. Bueno, sí… podría estar más contento si Netflix tuviera en su catálogo absolutamente todo, pero con lo que tiene de momento es suficiente para satisfacer mis necesidades seriéfilas. La cuestión es que empezamos a tener los servicios que llevábamos pidiendo desde hace mucho tiempo. Y eso es bueno, aunque me estén torturando para que pague. Ahora sólo falta que nos podamos permitir esos servicios. Hasta entonces, me tocará seguir escuchando cosas del rollo “como a una perra te voy a encadenar, con las manos en España y los pies en Gibraltar”.

Anuncios

Ojete Calor – Viejoven

Un día más vuelvo a no tener tiempo para sentarme tranquilamente y escribir un texto que os provoque una erección. Y eso no me gusta. No deberíais ser vosotros, mis queridos lectores, los paguen por mi falta de tiempo. Por este motivo he decidido compartir una joya musical, una masterpiece que expandirá vuestra mente y os dilatará las vaginillas.

Con todos ustedes, Viejoven: