Las crónicas de Ciudad Seca #1

Cacahuete

Después de una larga y ancha noche, concretamente de 15x42m, el cacahuete detective Johnny John Johanson, conocido como Tri-J, llegó a su pequeño despacho ubicado en la primera planta del número 23 de la calle Púrpura. Tri-J se sentó en su vieja silla de madera y deslizó su mano por el escritorio para quitar el polvo que se había acumulado. Hacía ya dos meses desde el día en que se vio obligado a despedir al encargado de mantenimiento, el higo seco Sam.

El negocio del detective privado se hundió cuando los soldados verdes tomaron el control de la ciudad. Nadie se atrevía a contratar sus servicios por miedo a que los verdes consideraran que se estaba cuestionando su autoridad. La situación era desesperante. Si no conseguía algún cliente antes de dos semanas, se vería obligado a cerrar e intentar huir de Ciudad Seca en busca de nuevas oportunidades.

Tri-J apoyó su cabeza sobre el escritorio con la esperanza de recuperar el sueño que había perdido aquella noche intentando encontrar una forma de salvar su negocio. El detective había nacido para detectar, no sabía hacer otra cosa. Y Ciudad Seca nunca había destacado por sus numerosas oportunidades laborales.

Pasaron las horas y nadie acudió al despacho. Un día más sin clientes, un día más cerca del inevitable cierre. El detective se levantó resignado y se dirigió a la puerta. Su mano se encontraba en el pomo cuando escuchó el sonido de un vehículo deteniéndose cerca del edificio. Inmediatamente se giró y se acercó a la ventana que daba a la calle.

El cacahuete detective vio con intriga como una onza de chocolate bajó del vehículo y se dirigió al portal de su edificio. Segundos después, la onza llamó a la puerta de su oficina. Tri-J no sabía qué hacer. Se preguntaba qué se le habría perdido a una onza de chocolate en Ciudad Seca. ¿Qué hacía tan lejos de Freeton? El simple hecho de abrir la puerta y hablar con ella podría traerle muchos problemas con los verdes. Estaba prohibido dar refugio a freetonianos. ¿Estaba dispuesto a arriesgar su vida para salvar el negocio?

[Continuará]

Anuncios