Muerte al Ticket Regalo

muerte-ticket-regalo

Mucho se habla de Los Reyes Magos y de sus disfraces, pero la verdadera tradición navideña empieza justo después de las fiestas: La devolución y el cambio de regalos.

Acertar con un regalo es complicado, hay que conocer bien a la persona y tener gusto y dinero para hacerlo. Si a eso le añadimos la cantidad de fechas en las que por convención social “estamos obligados” a comprar algo, las probabilidades de regalar algo necesario o deseado son bastante bajas. Por este motivo, ofrecer la posibilidad de devolver el regalo me parece fundamental.

A lo largo de los años, he ido devolviendo productos sin ningún problema. Me compré la PS3 con el dinero acumulado tras años de devoluciones. Y eso estaba bien. Eso molaba. Pero los dioses del comercio se enfadaron y decidieron que algo tenía que cambiar e inventaron el ticket regalo. Y así, con un estruendoso aplauso por parte de los consumidores, comenzó la destrucción del sistema de equilibrio que nos hacía felices.

El ticket regalo conduce, inevitablemente, a la destrucción de la humanidad. La posibilidad de incluir un papelito junto con el regalo que permite cambiarlo sin que la otra persona vea cuánto ha costado nos ha abocado a la dejadez. ¿Para qué molestarse en pensar bien qué regalar si vamos a meter el ticket regalo de todas formas? Ya irá y se cogerá algo que le guste. Total… total… total…

¡Basta! Para empezar, tarde o temprano la otra persona sabrá cuánto te has gastado, sólo se lo estás poniendo más difícil para elegir por qué cambiarlo. Luego está la cuestión de la devolución. Las tiendas no devuelven el dinero con el ticket regalo. Estás obligado a cambiar el producto. Y en ese momento es cuando necesitas un algoritmo para saber qué mierdas comprar para no perder dinero. Tienes que encontrar algo que te guste en esa tienda y que valga lo mismo que el regalo original. Normalmente, quien sale ganando en estos casos es el comerciante, ya que intentamos no tirar dinero y acabamos gastándonos más.

Os lo pido por favor, no hagáis tickets regalo. No se lo pongáis a la gente más difícil de lo que debería ser. Dad el ticket de compra normal, dejad que la gente pueda deshacerse del trasto que le habéis comprado y aproveche ese dinero en algo que realmente quieran. Si consideráis que no acertar con un regalo es malo, ¿cómo de malo es no acertar ni tan siquiera con la tienda? Dando el ticket normal evitaréis que la persona se vea obligada a acabar con algo que no quiere. Dando el ticket normal evitaréis que os odien. Dando el ticket normal evitaréis la aniquilación de nuestra especie. Muerte al ticket regalo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s